Los últimos lanzamientos de la marca, como el C4 Cactus o el C5 Aircross, han hecho del Citroën Advance Comfort su bandera. Y en este prototipo, dicha filosofía se ha llevado al extremo.

Por ejemplo, adoptando distintos asientos en el habitáculo: el del conductor es algo más convencional, pero el del copiloto es prácticamente reclinable y en las plazas traseras hay un auténtico sofá. 

Además, para acceder al habitáculo, se han instalado unas puertas de apertura inversa sin pilar central.