Empecemos por lo importante… ¿qué esconde bajo la carrocería? Pues ni más ni menos que un esquema de propulsión 100% eléctrico, con dos motores, que suman 340 kW de potencia (456 CV) y 800 Nm de par máximo y aseguran la tracción total. Además, gracias a una batería de iones de litio de 100 kWh de capacidad, garantiza 800 kilómetros de autonomía.