Las nomenclaturas numéricas son las que más casos de coincidencia ofrecen, seguidas de cerca por los modelos producidos bajo licencia (como sucedía hace décadas con Fiat y SEAT).

El Alfa Romeo 75 (Milano, en Estados Unidos), una berlina de carácter deportivo, fabricada entre 1985 y 1992, es un buen ejemplo. ¿El motivo? Con el paso de los años, se encontró con un modelo homónimo en el Reino Unido.