Este prototipo se presentó en 2011 como un coche pequeño extremadamente económico. Solo pesaba 730 kilos, es decir, unos 100 menos que el smart fortwo de la época.

Además, la resistencia aerodinámica era extremadamente baja (no se llegó a decir la cifra), gracias a una carrocería que ocultaba parcialmente las ruedas traseras, como el Citroën DS 19 clásico.