Se trata de un triciclo eléctrico de origen estonio. El jefe de la compañía, Roman Muljar, dijo que este coche de diseño retro era "tan elegante que te gustaría lamerlo".

Cuenta con tres ruedas (dos delanteras y una trasera) y tres asientos, con idéntico esquema. El vehículo rueda sobre unos elegantes neumáticos con flancos de color blanco, al estilo de los años 50, mientras que el frontal, con sus faros redondos, también es de tipo 'vintage'.