Si por algo destacan los superdeportivos Audi R8 y Lamborghini Huracán EVO, es por este bloque atmosférico, que entrega, como máximo, 620 CV en el modelo alemán y 640 en el representante italiano. 

El vehículo transalpino tarda menos de 3,0 segundos en acelerar de 0 a 100 km/h y se catapulta hasta los 325 km/h de velocidad máxima.