Gracias a su naturaleza eléctrica y a sus 480 kilómetros de autonomía, el Jaguar I-PACE se convirtió en el mejor coche ecológico de la edición de 2019.