Intachable cuando llegan kilómetros con curvas, el representante italiano también cuenta con un maletero suficiente amplio como para dar servicio a la familia al completo. 

Una dirección muy directa, una suspensión firme y el control dinámico de la conducción Alfa DNA agradarán al máximo a los conductores que sientan los viajes como algo emocional.