Uno de los coches más famosos del cine ha 'resucitado' gracias a las piezas de Lego. Además, no es un Batmóvil cualquiera, sino el que aparece en la película Lego Batman.

Tiene una longitud de 5,2 metros y ha supuesto 1.800 horas de trabajo, necesarias para colocar 344.187 bloques de colores, uno a uno. El peso del vehículo es de 'solo' 770 kilos.