Solo se fabricaron 40 unidades de este modelo (una perteneció a Michael Schumacher), entre 2003 y 2005, así que imagínate lo que pueden costar estos ejemplares en la actualidad...

Por supuesto, montaba un propulsor V12, que cubicaba 6,0 litros y entregaba 660 CV de potencia. Este coche solo tardaba 3,3 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado y se catapultaba hasta los 350 km/h.