Es verdad, no es un coche con unas flamantes prestaciones, pero su protagonismo en la saga Regreso al Futuro le convirtió en una superestrella internacional. 

Diseñado por Giugiaro, recurría a un motor 2.8 V6, con 130 CV, que podía asociarse a una caja manual de cinco velocidades o a una automática de tres marchas. La marca estadounidense aseguraba que este coche aceleraba de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos, un tiempo respetable.