Esta variante dispone de un motor de 3,0 litros, seis cilindros en línea... y cuatro turbocompresores. Una joya desde el punto de vista tecnológico que, además, desarrolla 400 CV y 760 Nm. 

Con estas cifras, parece lógico que el X5 pueda llegar a 250 km/h (autolimitados) y emplear solo 5,2 segundos en la aceleración de 0 a 100. La guinda al pastel es un consumo bastante racional de 6,8 litros cada 100 kilómetros.