Volvemos a un bloque de seis cilindros en línea, pero esta vez en un BMW. El nuevo Serie 8 Coupé monta un propulsor turboalimentado de 3,0 litros, con 320 CV y 680 Nm.

Esta variante firma una velocidad máxima, autolimitada, de 250 km/h y un tiempo de 4,9 segundos en el paso de 0 a 100 km/h. Por si fuera de poco, se conforma con 5,9 litros cada 100 kilómetros.