El primer vehículo de la lista es el rey de los diésel, gracias a su motor V8 de 4,0 litros, con 435 CV y 900 Nm.

Para dar un impulso adicional al bloque, entran en juego dos turbocompresores y un compresor eléctrico, que permiten al SUV británico acelerar de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos, a pesar de un peso en vacío de 2,5 toneladas.

Por su parte, la velocidad máxima llega a 270 km/h, mientras que el consumo medio se queda en 8,0 litros cada 100 kilómetros.