No estamos ante un superdeportivo al uso, pero tampoco queremos pasar por alto un vehículo con un extraordinario propulsor 6.0 W12, con dos turbocompresores y 635 CV. A pesar de superar las dos toneladas, el coupé británico firma una aceleración de 0 a 100 km/h en apenas 3,7 segundos. 

Dentro de poco, la gama se ampliará con una versión V8, conformada por un bloque de 4,0 litros y 550 CV.