Si Audi se lanzó a producir el TT en 1998... ¿por qué SEAT no podría haber hecho lo propio con el Fórmula?

Con 3,94 metros de longitud, 1,75 de anchura y 1,15 de altura, este roadster se presentó en el salón de Ginebra de 1999. Allí, sorprendió a propios y extraños con un peso de apenas 900 kilos, gracias al empleo de una carrocería de fibra de carbono.

Si a ello le sumamos un propulsor turboalimentado de gasolina, de 2,0 litros, con 240 CV a 5.800 rpm y 295 Nm de par máximo, procedente del Córdoba WRC, no es de extrañar que acelerara de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos y que lograra una velocidad máxima de 235 km/h.