Después del final del acuerdo con Rover, Honda decidió quedarse en Gran Bretaña para fabricar el Civic, en la nueva fábrica de Swindon.

Vehículos producidos: Honda Civic y CR-V