A la hora de llevar protegida la carga, el pick-up alemán cuenta con una cubierta dura, que funciona solidaria con el cierre centralizado. Gracias a ella, el equipaje está perfectamente a salvo, independientemente de que el coche se encuentre aparcado en la calle. 

Además, el suelo va revestido en material plástico, para que la carga no se desplace en los viajes. Por cierto, el Amarok Aventura ofrece 750 kilos de carga de remolque sin freno.