Esta versión tope de gama solo se puede adquirir con doble cabina y cinco plazas. Las delanteras son realmente amplias y cómodas, mientras que las traseras disponen de un espacio más justo y los respaldos apenas tienen ángulo de inclinación, lo que resta confort, conforme pasa el tiempo de viaje. 

Por anchura disponible, tres adultos van algo apretados y hay que tener en cuenta que el eje rígido trasero, con ballestas, resulta más incómodo que una suspensión independiente, a la hora de superar obstáculos.