Aunque parezca increíble, el compacto deportivo no se empleará para perseguir delincuentes, sino para apoyar la iniciativa Eyewatch, creada para que los ciudadanos se acerquen a las fuerzas policiales locales.

El objetivo más concreto es crear comunidades más seguras en Nueva Gales del Sur.