Después del e-tron, el siguiente vehículo eléctrico de Audi será otro SUV, aunque con rasgos coupé. La lógica indica que montará los dos mismos propulsores eléctricos que su 'hermano', cuya potencia combinada alcanza los 360 CV... o los 408, gracias a la función 'overboost'.