El cliente manda, por lo que Volkswagen decidió que el cuarto Passat volviese a tener una parrilla más visible y ubicada entre los faros. Las modificaciones restantes fueron tan extensas que este modelo fue catalogado internamente como la serie B4.