La segunda entrega del Passat apareció en el otoño de 1980 y era significativamente más larga que su predecesora. El motor de acceso a la gama era de gasolina y desarrollaba 55 CV.

La versión de tracción a las cuatro ruedas se introdujo en el otoño de 1984, bajo la denominación Syncro, y se basaba en el sistema quattro de Audi.