En la segunda mitad de los años 70, los cromados estaban pasados de moda, una tendencia que se aplicó en el restyling de la primera generación.

A partir del verano de 1977, el Passat estaba disponible con un aspecto más angular y con paragolpes oscuros. Al mismo tiempo, la producción se trasladó a Emden, donde aún hoy se encuentra. A partir de 2022, el Passat se producirá junto con el Skoda Superb en la República Checa.