El desarrollo de la cuarta generación del Toyota Supra se remonta a 1989 y la llevó a cabo el ingeniero jefe de Toyota, Isao Tsuzuki, también encargado de los Celica y MR2.

El A80, emparentado con el Toyota Soarer, era un automóvil más pequeño que su predecesor y, estéticamente, se parecía más al 2000GT que al Supra A70.