Viendo la zaga de este vehículo, desvelado en 2014, muy pocos podrían decir que se trata de un MINI, ¿verdad? El coche, un espectacular biplaza, aúna una imagen clásica y un moderno motor eléctrico del que, lamentablemente, se desconoce la potencia.

Para lograr un conjunto ligero, se empleó aluminio en la carrocería y en algunas zonas del habitáculo. Asimismo, se usó material plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP) en el paragolpes delantero y en el difusor trasero. 

Como curiosidad, hay instalada una cámara de vídeo entre los asientos, para poder grabar cualquier jornada lúdica.