Para homenajear el 50 aniversario del 2002 Turbo, el primer vehículo de BMW con motor turboalimentado, la firma alemana mostró este ejercicio de estilo en el Concurso de Elegancia Villa d'Este, en 2016. 

Entre sus claves, se encuentran unos pasos de ruedas sobredimensionados, unas llantas de aleación de 20 pulgadas y unas pinzas de freno de color oro, con el logotipo M.