Rimac fue uno de los primeros fabricantes en apostar por los superdeportivos eléctricos. En 2011, esta compañía croata presentó el Concept_One, un prototipo del que se ensamblaron doce unidades, en 2016.

Equipado con cuatro motores eléctricos, que ofrecen una potencia combinada de 1.224 CV, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos y de alcanzar una velocidad máxima de 355 km/h. 

Por otro lado, también existió una versión aún más prestacional del Concept_One, denominada Concept_S, que desarrollaba unos escalofriantes 1.384 CV de potencia.