El BMW M6 Coupé Safety Car debutó en el Campeonato del Mundo de MotoGP de 2012. Bajo el capó, se escondía un enorme bloque V8 con 560 CV de potencia, capaz de empujarlo hasta una velocidad máxima de 305 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 4,2 segundos. Las modificaciones añadidas respecto al M6 de serie incluyen el alerón trasero ajustable, las molduras exteriores y el sistema de escape de titanio.