La temporada 2018 de MotoGP vio debutar al penúltimo ejemplar de M Motorsport: el M5 Competition, dotado de un impresionante V8 biturbo, con 4,4 litros de cilindrada, 625 CV y 725 Nm de par motor.

Con semejantes credenciales, la berlina alemana era capaz de acelerar, de 0 a 100 km/h en solo 3,3 segundos. La decoración de la carrocería también fue diferente, incluso en comparación con el anterior Safety Car (venía heredada, directamente, del último M8 GTE), y en el plano estético, los elementos del catálogo M Performance cobraban especial relevancia. El sistema de tracción en las cuatro ruedas M xDrive también era otro detalle importante del BMW M M5 Safety Car.