La zaga también muestra una línea pasional, a partir de una doble salida de escape, un spoiler situado en la parte superior de la luneta y una antena de tipo aleta de tiburón. 

Dinámicamente, el Levorg resulta muy divertido de conducir y, lo mejor de todo es que la suspensión no resulta incómoda. Desde luego, la puesta a punto del vehículo logra algo que es muy difícil: conjugar efectividad y confort a partes iguales. 

Por si fuera poco, la tracción 4x4 Symmetrical All Wheel Drive aporta un plus de seguridad fantástico, sobre todo en firmes deslizantes y en días con temperaturas frías.