El superdeportivo británico está preparado para dominar las carreteras y los circuitos, así que ¿por qué no le aumentamos la altura libre al suelo e intentamos que sea el rey de la tierra?

Eso sí, el conductor debe tener muchas 'manos' para controlar 800 CV con tan solo un eje motriz, el trasero, en esta superficie deslizante. Desde luego, pilotar un Senna con especificaciones de WRC sería una auténtica locura... pero nos encantaría protagonizarla.