¿Te imaginas a este superdeportivo sueco volando como en esta recreación? Desde luego, sería todo un espectáculo. Más aún sabiendo que la potencia del coche supera los 1.500 CV. 

Como punto mejorable, se encuentra su gran longitud, que le perjudicaría en tramos muy revirados y con curvas lentas. Aunque, con semejante caballería, estamos convencidos de que recuperaría tiempo en las rectas...