En su última entrega, el Swift Sport ha variado parte de su filosofía, al incluir un motor 1.4 turboalimentado, de 140 CV de potencia. Sin embargo, no es algo malo, sino el complemento perfecto para un chasis tremendamente afinado y un peso por debajo de los 1.000 kilos. 

Conducimos el Suzuki Swift Sport 2019