La gran primicia de la nueva generación del 911 es la integración de un sistema híbrido enchufable, que combinará un motor eléctrico y otro de combustión interna.

Sin embargo, todo apunta a que esta variante ecológica no llegará hasta dentro de dos o tres años. ¿La causa? Podría ser que Porsche esté esperando al desarrollo de baterías más livianas y con mayor capacidad, para no perjudicar el fantástico dinamismo del vehículo.