Bajo el capó, el afortunado propietario se encontrará con el conocido motor bóxer, con dos turbocompresores, de 3,0 litros y seis cilindros. En la versión Carrera, entregará 385 CV, mientras que en la Carrera S, la cifra ascenderá a 450. 

El propulsor ha evolucionado gracias a nuevos componentes, como los sistemas de admisión, refrigeración y escape.