Aunque el cambio de doble embrague PDK es una referencia, los ingenieros de Porsche lo han revisado, con el fin de poder asociarlo a la futura variante híbrida enchufable. Promete ser aún más rápido y efectivo que su antecesor y tendrá ocho velocidades.