Al acceder al habitáculo, el conductor tiene a su disposición una instrumentación con detalles en rojo, pedales acabados en aluminio, uno asiento semibaquet, que recoge el cuerpo a la perfección, y un ordenador de a bordo que incluye, medidor de fuerzas G y de la temperatura del aceite, así como un indicador de soplado del turbo, entre otros. 

Deportividad que no está reñida con la tecnología, ya que cuenta con elementos como cámara trasera de asistencia al aparcamiento o un sistema multimedia, dotado de una pantalla táctil de 7,0 pulgadas y los protocolos de conectividad para smartphones Android Auto, Apple CarPlay y MirrorLink.