Los actuales BMW M3 y M4 Coupé salieron al mercado en 2014. Y lo hicieron, por primera vez, con una mecánica turboalimentada, algo que no gustó a todos los aficionados.

El bloque, con tecnología biturbo, es el famosísimo representante de seis cilindros en línea, que aquí entrega 431 CV. Emparejado a la transmisión de doble embrague DKG, con siete velocidades, esta mecánica logra que el coche detenga el cronómetro en 4,1 segundos a la hora de acelerar de 0 a 100 km/h.