A finales de los 80, este Kadett estaba disponible con carrocerías de tres y cinco puertas, así como con una variante descapotable. Todas ellas, empleaban un propulsor de 2,0 litros y 150 CV, asociado a una caja manual de cinco marchas. 

La potencia estaba disponible a 6.000 rpm, mientras que el par máximo, 196 Nm, a 4.800 vueltas. En cuanto a prestaciones, superaba los 220 km/h y completaba la aceleración de 0 a 100 en 8,6 segundos.