Esta fantástica versión del modelo italiano, nacida en 1989, montaba un propulsor turboalimentado de 2,0 litros, tracción total permanente y cambio manual de cinco velocidades. 

La mecánica desarrollaba 200 CV a 5.500 rpm y 298 Nm a 3.000 vueltas y, con ella, el coche atesoraba unas prestaciones muy destacadas: 212 km/h de velocidad máxima y aceleración de 0 a 100 en tan solo 6,1 segundos.