A partir de un motor de 2,0 litros, hasta con 167 CV, y un cambio manual de cinco velocidades, este potente y divertido ZX, surgido en la década de los 90, aceleraba de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos y alcanzaba los 219 km/h.