En 1987, surgió esta versión de 160 CV de la berlina francesa, dotada de un motor de 1,9 litros. La potencia máxima la entregaba a 6.500 vueltas, mientras que el par, 177 Nm, estaba disponible a partir de las 5.000 rpm. 

Gracias a un contenido peso en vacío, que no llegaba a los 1.100 kilos, el coche podía presumir de alcanzar los 218 km/h.