Fabricado para Gymkhana 2, este Impreza está dotado de un motor turboalimentado de cuatro cilindros, que entrega 566 CV. No es radicalmente diferente al STI de 2006 (que verás en un momento), pero puede considerarse uno de los coches de rally más icónicos de Block.