A diferencia de otros coches de la lista, este es sorprendentemente 'dócil'. Se trata de un Focus RS ligeramente modificado. Aparte de las llantas y las ruedas, el único cambio es la puesta a punto de la suspensión, semejante a la del ST.

En cambio, permanece sin variación el motor turboalimentado 2.3 EcoBoost, con 350 CV y 470 Nm de par.