Como es habitual, Lexus ha presentado todo tipo de preparaciones deportivas, pero nada comparable con el modelo que hemos escogido. 

En resumen, podríamos decir que se trata de un ES muy especial, destinado al público amante del jugo de Baco. ¿El motivo? Más allá del color, de claras connotaciones enólogas, la sorpresa se esconde en el maletero. Allí, hay un soporte para botellas, una nevera, una cristalería... ¡hasta está recubierto con material procedente de barricas de roble!