Este modelo sirve como base a Mopar para presentar su célebre 'Hellephant', una evolución del motor HEMI 426, un V8 sobrealimentado, que entrega 1.000 CV de potencia.

Para mostrar el regreso del legendario propulsor, los jefes del Grupo FCA decidieron que el protagonista fuera un Dodge Charger de 1968... convenientemente modernizado.