¿Cómo se le ocurre a alguien coger un Ford GT40 de los años 60 e incorporarle un motor V6 moderno? La verdad, no lo sabemos, pero es una auténtica genialidad...

Pues sí, el dominador de Le Mans en esa década se viste con los colores del ganador de 2017, al tiempo que incluye unas suspensiones modernas, nuevas llantas de aleación, faros con tecnología de tipo LED... y, sobre todo, un motor 3.5 V6, biturbo, con 647 CV.