El primero de los dos modelos llegados de Japón monta el propulsor turboalimentado 2.3 DISI, con 260 CV, y una caja manual de seis velocidades. 

Atento a las prestaciones, porque llega a 250 km/h de velocidad máxima (autolimitada) y acelera de 0 a 100 en 6,1 segundos. Además, estaba dotado de un diferencial autoblocante delantero.

No resulta especialmente fácil encontrar unidades a la venta de este coche. En función del kilometraje (máximo, 160.000 kilómetros), oscilan entre los 8.000 y los 11.000 euros.