El sucesor del exitoso SUV alemán llegará en 2020 y tendrá un papel básico en el aumento de las ventas de la marca. De hecho, el coche debería servir para incrementar el porcentaje de matriculaciones de todocaminos de Opel, del 25 al 40%, de cara a 2021. 

En principio, el crossover seguirá conviviendo con el Crossland X, dentro del segmento de los SUV urbanos... a no ser que experimente un crecimiento en longitud.